Guatemala Bella -Un paraíso tropical en Playa Blanca, Izabal Guatemala

Izabal, Guatemala.

Arena blanca, aguas claras, sol y palmeras… una combinación perfecta para relajarse. Guatemala está llena de lugares de belleza sin igual. Playa Blanca es un destino que no hay que perderse.

Playa Blanca, como su nombre lo indica, es una playa de arena clara, blanca, que rompe con la escena a la que estamos acostumbrados de playas de arena oscura por la naturaleza volcánica de la región.

Se encuentra ubicada en Izabal y solamente acercarse y ver la línea blanca a la orilla del agua clara sorprende… Si te gustan las playas, el sol y palmeras.

Para llegar debes tomar la carretera al Atlántico, pasa por el Rancho y sigue directo hasta Puerto Barrios, Izabal.

Ahi puedes tomar una lancha que te lleva a Livingston donde podrás pasar la noche para continuar al otro día luego de un poco de parranda o seguir directo hacia el norte hasta Playa Blanca.

De camino hasta Izabal hicimos 3 horas y media, luego viajamos a Livingston precisamente para disfrutar de su vida nocturna para partir al otro día.

La lancha hasta Playa Blanca, desde aquí, hizo unos 30 minutos más.

Nada como una sombra refrescante para almorzar en Playa Blanca.

Muchos te dirán que no parece Guatemala… lejos de la realidad, pongamos los pies sobre la tierra: esta es Guatemala… solo porque estás acostumbrado a arena oscura no te dejes llevar por la tentación de esta frase… mejor aprende a decir: esta es mi Guatemala. Playa Blanca es Guatemala.

La ventaja de variadas regiones, climas y paisajes nos da riqueza sin igual de contrastes impresionan10-06-15--17-udwvtes.

¿Muy lejos? sales en la mañana sin madrugar y llegas a almorzar… ¿Muy caro? toma un bus y te aseguro que son como Q290 de transporte ida y vuelta a la Ciudad Capital.

Es una playa tranquila donde puedes acampar. No hay infraestructura hotelera ni restaurantes. Esto es para proteger el ambiente y estarás libre de ruido y perturbaciones.

Es una playa virgen que se encuentra a orillas de la comunidad de punta Cocolí, a unos 7 kilómetros de Livingston, en la desembocadura del Río Dulce y muy próxima a la frontera con Belice.

Como su nombre indica es una playa de arena blanca, rodeada de selva y palmeras, con aguas muy transparentes pertenecientes al Mar Caribe, que contrasta con otras playas del país que son de arena negra por su origen volcánico. Sin embargo, es una propiedad privada, el acceso cuesta 2 euros.

Cuenta con servicios de hamacas y sombrillas, aseos, y zona de barbacoas. Está permitido acampar. -Cómo llegar: La única vía de acceso es por lancha (colectiva o privada) desde Livingston, el trayecto dura unos 20 minutos y el precio unos 3 euros.

Foto: Héctor Roldán

Comentarios!

Comentarios