Guatemala, País de la Eterna Primavera – parte 4

Antigua Guatemala, llamada ciudad colonial, en donde aún se conservan edificaciones del siglo XVI, la cual puede ser recorrida a pie sobre sus ancestrales calles empredradas.

Dicen que al llegar a la Antigua la primera impresión es la de sus imponentes volcanes, y la ciudad que se encuentra como recostada en un valle donde antes había un lago, según el nombre de esta localidad en lengua indígena, Panchoy o Valle del Lago.

Entre sus principales legados está el Palacio del Muy Noble Ayuntamiento, donde se encontraba la municipalidad por el año 1940, así como un cuadro pintado a crayón de Fray Bartolomé de las Casas y otro en óleo del Obispo Gómez de Parada, fundador del Convento de Capuchinas.

Sus antiguos conventos también merecen la pena ser visitados, como el de Capuchinas, Santa Clara, la Catedral de San José, la Compañía de Jesús, la Iglesia de La Recolección, la Iglesia y Convento de La Merced, y el Convento y Arco de Santa Catalina, entre otros tesoros del pasado.

La Universidad de San Carlos de Borromeo, el Museo de Armas de Santiago de los Caballeros, el Museo del Libro Antiguo, parques, plazas y mercados de artesanías, se suman a la oferta arquitectónica y cultural que ofrece la ciudad colonial.

Comentarios!

Comentarios