Guatemala, País de la Eterna Primavera – parte 2

Petén, departamento de Guatemala, es uno de los principales territorios donde se asentó la cultura maya en el período Clásico, siendo el Parque Nacional Tikal.

Su principal atractivo turístico, el cual alberga la famosa ciudad del mismo nombre, y los museos de Estelas que cuenta con réplicas de estas piedras talladas, y el Sylvanus Morley que exhibe objetos de ceerámica, hueso, piedra, concha y jade.

El nombre de Petén, proviene de la palabra «petenes», que era el sobre nombre que los nativos daban a las islas, pero también se puede traducir como «país lleno» ó «tierra plana», y el trabajo artesanal de sus pobladores se centra en la fabricación de mocasines (zapatos de cuero o piel de animales del lugar), aunque también elaboran utensilios de barro y arcilla.

También cuenta con sitios arqueológicos de gran importancia como Naachtún, Chochkitam, La Honradez, Xultún, Xmakabatún, Holmul, Uaxactún, Piedras Negrs, Tikal, Yaxhá, Topoxte, Nakum, El Naranjo, San Clemente, Itzimté, Tayasal o Cancuén, que lo convierte en enclave básico para conocer los vestigios de la civilización maya.

El altiplano es otra región de gran belleza, que está compuesta por los departamentos de Huehuetenango, Quiché, San Marcos, Totonicapán, Chimaltenango, Sololá y Quetzaltenango.

Huehuetenango que quiere decir «ciudad de los viejos», es una tierra de paisajes y altas montañas de una belleza impresionante. cuyas actividades principales se llevan a cabo en la plaza Central de su cabecera, contando con uno de los tres templos de Minerva que aún quedan en toda la República.

Quiché, lugar donde se pueden visitar iglesias y el sitio arqueológico de Utatlán, que se conoce también como Gumarcaj.

Otro de sus atractivos más visitados es el Cerro Turcaj, lugar donde se venera al Dios Mundo, una deidad de piedra llamada Pascual Abaj.

Tanbién cuenta con Chichicastenango que es uno de los pocos poblados donde se puede apreciar el significado de  la fe religiosa de los indígenas descendientes de los antiguos mayas.

San Marcos, el cual ofrece al visitante las playas de los ríos Suchiate y Naranjo, los afluentes Ixiama, Shula, Mopa y Cabuz, con lugares autorizados para caza y pesca; las cascadas Lágrimas de la Cruz, el bosque Guatemex, y los balnearios Danilo López y El Sitio.

El imponente templo que cuenta con hermosos retablos e impresionantes murales que datan del siglo XVI, es el mayor atractivo de Totonicapán.

Asímismo, la riqueza de esta  zona se complementa con la oferta de fuentes termales en Momostenango, como Palá, El Barranco, Salitre y Paxeyú.

Comentarios!

Comentarios